Los ojos de Cristo

Lectura Marcos 5:1-20

Y al ver [Jesús] las multitudes, tuvo compasión de ellas… – Mateo 9:36

Estábamos esperando para comprar unos helados cuando lo vi. Su rostro mostraba las marcas de demasiadas peleas: una nariz rota y algunas cicatrices. Tenía la ropa arrugada, pero limpia. Me paré entre él y mis hijos, y usé mi espalda para levantar una pared.

La primera vez que habló, no entendí lo que dijo y simplemente asentí con la cabeza, por cortesía. Casi ni lo miré a los ojos. Como mi esposa no estaba, pensó que era padre soltero, y amablemente dijo: «Es difícil criar hijos solo, ¿no?». Algo en su tono de voz hizo que me diera vuelta para mirarlo. Solo entonces, noté que estaba con sus hijos, y me contó que su esposa había muerto hacía mucho tiempo. Sus palabras suaves contrastaban con su tosco aspecto.

¡Fue una lección para mí! De nuevo, no había observado más allá de las apariencias. Jesús también se encontró con personas cuyo aspecto podría haberlo alejado, incluso el endemoniado del que habla el pasaje de hoy (Marcos 5:1-20). Sin embargo, Él veía las necesidades del corazón y las suplía.

Cristo siempre nos mira con amor, aunque tengamos cicatrices del pecado y una naturaleza estropeada que afecta nuestra fidelidad. Quiera Dios ayudarnos a reemplazar nuestra arrogancia con el corazón amoroso del Señor.

Randy Kilgore

Fuente: Nuestro Pan Diario

 

Anuncios

Échale Ganas… ¿te suena?

¿Alguna vez, alguien te ha dicho “échale ganas”, o “animo, tú puedes”.? Quizás cuando estas por iniciar una contienda deportiva o un nuevo trabajo, suena bastante alentador, ¿no es así?. Pero que tal después de luchar durante algunos años con un mismo padecimiento físico o emocional. ¿Que pasa con esas palabras?

Sin duda a lo largo de nuestra vida habrá personas que sin duda nos quieren, nos aman, nos procuran, pero en un sentido estricto, estamos hablando de “personas” tal y como nosotros; con sus propios asuntos, con sus propios temores, dolores, carga emocional, física etc.

Que pasa entonces cuando alguien quizás en tu misma circunstancia te dice “Échale ganas”, puedes ver en sus rostros que no hay en realidad algo en lo cual puedas verdaderamente sujetarte para tomar aliento.

Y queda de momento todo en tan solo tu fortaleza como persona, en tu fortaleza mental, la cual al igual que todo en nuestro cuerpo se va minando, va disminuyendo con el paso de los días o de los años. Fuimos creados para ser dependientes unos de otros, de lo contrario Dios nos hubiera dado un mundo a cada uno. Sin embargo todos estamos sujetos a la misma condición limitativa de ser “humanos”

Hoy tras 8 días de estar en un hospital, y después de escuchar por 3era ocasión una negativa a mi proceso de alta, pude ver en el rostro de aquellos que me decían “Échale ganas” una clara expresión de agotamiento. Una clara y humana condición de imposibilidad para hacer o deshacer aquello que impide que las cosas se muevan a favor de lo que uno desea.

Por eso reflexioné y quise compartir con Uds que uno de los propósitos de todo esto que pasa por mi vida es entender que solo hay un ser capaz de ser constante en su promesa de no apartarse de ti, solo un ser puede ser capaz de repetirte las mimas palabras todos los días y en Él no encontraras cansancio, no encontraras condición alguna. Por algo es Dios, por algo esta en todas partes, por eso nos invita a confiar en él y solo en él.

Una de las grandes promesas que he encontrado en su palabra durante estos días y que seguramente ya había leído antes sin entender en carne propia el poder que estas pueden infundir en el alma de una persona son:

Isaías 40: 30-31

30 Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; 31 pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

Y la segunda es:

Isaías 41:13

13 Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.

Y bueno es verdad, todos de un lado o de otro, ya sea que digamos o nos digan “Échale ganas” estamos en la misma condición. Somos agotables, somos vencidos, sin importar de donde viene o hacia donde va, el río fluye y somos finalmente vulnerables.

Pero he aprendido que es lo que quiere Dios, quiere que tenga nuevas fuerzas, que levante alas como las águilas, que deje que Él me tome de la mano de derecha y tan solo espere a que Él me ayude.

Si tu estas pasando por algo similar, espero que esto te llene de esperanza, y cuando alguien te diga “Échale ganas”, podrás responder, “Dios es quien le echa ganas por mi, yo no puedo mas” y entonces caerás en cuenta en esta otra verdad de su palabra.

2 Corintios 12:10

Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Públicamente agradezco a todos sus frases de aliento que sin duda lo hacen de corazón. Ruego a Dios por sus vidas y que Dios toque sus corazones y los lleve al conocimiento de su palabra.

Que Dios te bendiga.

RVR

Un nuevo cambio…

Hola, quiero compartir con Uds. la forma en que Dios me ha ido ejercitando en el hecho de aprender a enfrentar momentos de definición sin mas recurso que el conocimiento de que Él esta detrás de todas las cosas, y su principal objetivo es hacernos descansar y confiar. Que hagamos del pasaje de Filipenses 4:6 <Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.> una realidad en nuestras vidas.

Este fin de semana, Dios nos ha ido mostrando que debemos hacer un cambio en nuestra rutina, en nuestra administración del tiempo, en nuestra forma de vivir, e inclusive en nuestro lugar para vivir. Lo ha hecho de una manera que me ha sorprendido, porque cada paso ha sido seguro, ha sido claro y ha sido poco a poco.

Habíamos estado orando por un cambio de lugar para vivir el cual nos facilitara el llegar a tiempo a la escuela de los niños, al trabajo, que significara un menor desgaste emocional cada día.

Y veíamos que Dios solo nos llevaba al pensamiento de “esperar”, no había opciones, no teníamos ni la menor idea de lo que Él estaba preparando.

Y bueno, el día llegó, Él nos movió a realizar una búsqueda que había sido aparentemente infructuosa,  pero de pronto y ya de regreso a casa,  a lo lejos vimos unas casas que con anterioridad habíamos visitado y pensamos, “hace tiempo vimos en esas casas y no había nada….” y de pronto.. al acercarnos mas al punto, sobre la carretera, vimos un letrero verde intenso, que por la distancia no alcanzábamos a leer lo que decía,  solo se veía el cuadro de cartulina.

Y bueno decidimos acercarnos a leer el contenido de tal letrero. Y si efectivamente, era lo que al parecer habría convertido la búsqueda en algo con resultado. Pero Dios es sorprendente, cuando piensas que Él te ha mostrado todo, es tan solo el principio.

La casa que publicó en esa cartulina verde su anuncio no era la que Dios tenia preparada para nosotros, si no que en la parte mas escondida de otra casa,( seguramente los dueños pensaron “definitivamente aquí no verán el anuncio”) estaba lo que hasta ahora parece ser la elección de Dios. Tan es así que al día siguiente la casa del letrero verde, ya se había ocupado.

Bueno lo mas importante para compartir ademas de lo anterior, es que Dios nos lleva a este punto sin mas recurso que la fe, la confianza en que si el plan es de Dios, todo lo que implica un cambio de casa tendrá que darse de forma Buena, Agradable y Perfecta como lo dice Él en Romanos 12:2 <No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.>

Y en verdad cuando digo que nuestro único recurso es Dios es literal. Pero confiamos en que Él dará los medios y estaremos dentro de su plan.

Si tu crees en Jesús como tu Señor y Salvador te pido que nos ayudes a orar, para que Dios nos siga mostrando su plan y confirmando el mismo a través de los detalles que este implica.

Gracias anticipadas por tu oraciones y bueno al rededor de todo este suceso hay mas cosas, mas detalles con los pareciera que Dios estuviera detrás de nosotros con su mano en sobre nuestro hombro, como abrazándonos y diciendo de cerca al oído “Si, adelante, confía en mi”

Si aún no crees en Jesús como tu Señor y Salvador, invítalo hoy, busca en la Biblia, Juan 3:16 y hazlo tuyo.

Gracias Dios por esta nueva experiencia en nuestras vidas, confiamos en ti y solo en ti.

Frenesí de hambre

Lectura: Mateo 5:1-12
Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. —Mateo 5:7

Los que estudian los tiburones nos dicen que es más probable que ataquen cuando perciben sangre en el agua. La sangre actúa como un disparador de su mecanismo alimentario y, entonces, arremeten. Suelen hacerlo en grupo y generan un mortal frenesí de hambre. La sangre en el agua señala la vulnerabilidad del blanco.

Lamentablemente, en las iglesias, algunos a veces reaccionan así frente a los angustiados. En vez de ser una comunidad donde se ama, se protege y se nutre a la gente, se convierte en un entorno peligroso donde los depredadores están buscando la «sangre en el agua» de los fracasos y los errores de alguien. Y entonces, se desencadena un frenesí de hambre.

En lugar de atacar a la gente cuando está mal, deberíamos brindar el ánimo de Cristo para ayudar a restaurar a los caídos. Desde luego, no debemos ser condescendientes con las conductas pecaminosas, pero nuestro Señor nos llama a demostrar misericordia. Dijo: «Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia» (Mateo 5:7). La misericordia se ha definido como no recibir lo que merecemos, y todos merecemos el castigo eterno. El mismo Dios que nos muestra misericordia en Cristo es el que nos llama a ser misericordiosos los unos con los otros.

Así que, cuando veamos «sangre en el agua», procuremos mostrar misericordia. ¡Tal vez llegue el día cuando queramos que alguien haga lo mismo con nosotros!

—WEC

Solo podemos dejar de ser misericordiosos con los demás cuando Cristo haga lo mismo con nosotros.

Un post diferente.

Hola a todos, los que leen las publicaciones que hago en este canal.

Quiero agradecer los saludos a quienes se preocuparon por mi estos días que mi salud estuvo un tanto afectada.

Quiero agradecer las oraciones de quienes así lo hayan hecho sin que yo lo supiera.

Pero quiero compartir con Uds, que antes de agradecer públicamente lo antes mencionado agradezco a Dios el haber permitido que mi estado de salud este en proceso de mejoría.

En días anteriores he venido compartiendo con Uds, la serie de Nuestro Pan Diario, pero entiendo que esta serie tiene un propósito de aplicación a nuestras vidas. Yo en carne propia durante estos días he venido experimentando la forma en que Dios trata con nuestra vida, llevándonos por distintas formas a un mismo objetivo, depender de Él. Un medicamento, una visita al médico, un diagnostico, una espera, un estado de observación hay dos formas de enfrentarlo, con Dios o sin Dios. La diferencia será  experimentar angustia, o seguridad respectivamente. He aprendido que lo que dice 1era de Pedro 5:7, tiene que ser aplicado a cada instante en nuestra vida.

Que dice? lo comparto con Uds. “echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. ”

Estoy seguro de que Dios me tiene en un curso intensivo de control de la ansiedad, pánico y estrés, y pido su ayuda en oración para lograr la victoria.

Y también quiero compartir con Uds. Mi agradecimiento mas profundo a Dios por permitirme experimentar por primera vez en mi vida el termino Biblico “ayuda idónea”. Este fragmento del libro de Génesis nos pone en el contexto:

Génesis 2:18-24

18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. 19 Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ése es su nombre. 20 Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. 22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. 23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. 24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Y porque lo quiero compartir con Uds?

Porque también experimentar lo que es tener una ayuda idónea en carne propia.

Gracias a ti ayuda idónea por tus palabras de aliento, gracias por tu esfuerzo de cada día para soportar el estar sin mi compañía en las actividades que normalmente hacemos juntos.

Gracias por tu paciencia, tu cariño, tu compañía incondicional, pero sobre todo por cada una de tus oraciones.

Gracias Rose, por ser mi ayuda idónea.

Cualquiera pensaría que los principios Bíblicos son solo leyes o historias en el libro de la palabra de Dios.

Pero son promesas, son tesoros alcanzables algunos en esta vida y otros para la eternidad.

Pero tú Rose, eres una promesa hecha tesoro para esta “mi vida”. Espero alcanzar a tu lado las eternas.

Gracias a Dios por tu vida y que Dios te de la salud, fuerza, amor, paz y que estas te acompañen durante toda tu vida.

El resto de las palabras que mi corazón podría expresar ahora, serán solo para ti en nuestro próximo tiempo juntos.

Gracias a todos por leer este Post.

Gracias a Dios al menos hoy, aquí sigo.

Saludos y que Dios los bendiga.

Estudio sobre la paciencia.

Las circunstancias son sinónimo de Enseñanzas.

La vida Cristiana es como inscribirse a una carrera universitaria.

Habrá materias que llamamos del tronco común,  las que conocemos comúnmente como Matemáticas, Lógica, Calculo, etc.

Una de las materias del tronco común de la carrera que llamaría yo “caminando con Dios” es sin duda la Paciencia.

Dios nos dice en el Salmos 27:14

“Espera en Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera en Jehová.”

La primer regla de oro de esta materia es que él nos dice Espera, esta hablando quizás de una de las cosas que mas trabajo nos cuesta, esperar.

En ocasiones el deseo de nuestro corazón por recibir una respuesta rápida por parte de Dios, nos hace tomar acciones, que podríamos considerar como adelantarnos al momento o al tiempo en que Dios tenia planeado dar su respuesta a nuestra petición.

Al decirnos esfuérzate podemos caer en el error de pensar que nos esta diciendo “actúa”, sin embargo es la acción de esforzarnos en nuestra capacidad para confiar en él, por tal razón lo que le sigue a esa palabra es “y alientese tu corazón”

Y aún mas nos insiste en este principio afirmado “Si, espera en Jehová

Al inicio de este estudio mencionamos que las circunstancias son = a Enseñanzas.

Y el versículo de Oseas 2:14 nos hace referencia a esto: “Pero he aquí, yo la atraeré, y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón.

Dios nos llevara a circunstancias donde seremos ejercitados en muchas áreas de nuestra vida, en el desierto de nuestras vidas es donde mejor comprendemos aquello que Dios esta buscando en nosotros.

Vemos una circunstancia similar en el pasaje donde Jesús parte hacia el Desierto, y es ahí donde él es probado ante las tentaciones mas grandes que pudiéramos imaginar. Sin embargo Dios dice “y hablare a su corazón” Aquí vemos como Dios en medio de estas tribulaciones nos hablara, siempre habrá algún versículo, algún consejo de algún creyente, en ocasiones hasta de alguna circunstancia inesperada,  Dios nos hará llegar su mensaje.

Vemos entonces como el principio básico en la vida con Dios es “esperar” y la mejor forma de hacerlo es “viviendo para Dios

Ahora la pregunta es ¿Como debemos esperar?

1) Someternos a la voluntad de Dios. Así como los barcos tienen anclas para no moverse apesar de la marea, alta, baja. Así los creyentes debemos anclarnos a la palabra de Dios, será esta nuestra ancla en medio de las circunstancias en ocasiones de marea alta.

2) Debemos creerle a Dios. Dios nos hace múltiples promesas en su palabra que debemos creer, confiar en ellas.

Ahora bien, todo esto es como la teoría. Pero porque si tenemos ya la teoría, en ocasiones no pasamos la prueba?

Una de las principales causas de esta situación son los múltiples distractores que el mundo nos ofrece. Como la desesperación, las vías rápidas, los atajos. Inclusive hasta los consejos que recibimos de personas a las que recurrimos antes de recurrir a Dios nos pueden alejar de la voluntad de Dios.

Recordemos que los tiempos de Dios no son los nuestros. Nosotros vivimos a otro ritmo, tenemos tiempo para todo menos para Dios. Corremos para llegar a tiempo al trabajo, a la escuela, durante el día nuestras múltiples ocupaciones, pero a Dios le dejamos muy poco tiempo. Aunque aprovechamos cualquier circunstancia para orar, o memorizar, inclusive camino a la escuela o el trabajo, este tiempo no es suficiente.

Recuerdo lo que algún creyente me dijo en una ocasión, “Lo que hace grande a un creyente, es su capacidad de recurrir a Dios antes los problemas”, entonces ¿A quien recurrimos primero, cuando llega a nuestra vida alguna circunstancia difícil?

Una de las cosas que nos ayudara a no distraernos de la voluntad de Dios, es sin duda dedicarle a Dios un tiempo tranquilo y en paz con él para leer su palabra, orar y poner en sus manos esa circunstancia que nos ocupa.

Otra causa importante que nos ayudara sin duda a no pasar la prueba dentro de esta materia llamada “Paciencia” es dudar de la ayuda de Dios.

Recordemos que para Dios somos los más importante.

Y aquí una serie de muestras de esto que encontramos en su palabra.

2 Crónicas 16:9

“Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrarse poderoso a los que tienen corazón perfecto para con Él.”

Salmos 40:1

“Pacientemente esperé en Jehová, y Él se inclinó a mí, y oyó mi clamor.”

Salmos 25:4, 5

4 Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; enséñame tus sendas.

5 Encamíname en tu verdad, y enséñame; porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti he esperado todo el día.

Lamentaciones 3:25

“Bueno es Jehová a los que en Él esperan, al alma que le busca.”

Isaías 40:31

“Pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán.”

Con todo esto vemos que Dios promete hacernos fuertes si le escuchamos.

Debemos creer en Dios y descansar en él

Isaías 49:23

“…no se avergonzarán los que me esperan.”

Estudio compartido por Uriel…