Los ojos de Cristo

Lectura Marcos 5:1-20

Y al ver [Jesús] las multitudes, tuvo compasión de ellas… – Mateo 9:36

Estábamos esperando para comprar unos helados cuando lo vi. Su rostro mostraba las marcas de demasiadas peleas: una nariz rota y algunas cicatrices. Tenía la ropa arrugada, pero limpia. Me paré entre él y mis hijos, y usé mi espalda para levantar una pared.

La primera vez que habló, no entendí lo que dijo y simplemente asentí con la cabeza, por cortesía. Casi ni lo miré a los ojos. Como mi esposa no estaba, pensó que era padre soltero, y amablemente dijo: «Es difícil criar hijos solo, ¿no?». Algo en su tono de voz hizo que me diera vuelta para mirarlo. Solo entonces, noté que estaba con sus hijos, y me contó que su esposa había muerto hacía mucho tiempo. Sus palabras suaves contrastaban con su tosco aspecto.

¡Fue una lección para mí! De nuevo, no había observado más allá de las apariencias. Jesús también se encontró con personas cuyo aspecto podría haberlo alejado, incluso el endemoniado del que habla el pasaje de hoy (Marcos 5:1-20). Sin embargo, Él veía las necesidades del corazón y las suplía.

Cristo siempre nos mira con amor, aunque tengamos cicatrices del pecado y una naturaleza estropeada que afecta nuestra fidelidad. Quiera Dios ayudarnos a reemplazar nuestra arrogancia con el corazón amoroso del Señor.

Randy Kilgore

Fuente: Nuestro Pan Diario

 

Riquezas del alma

Lectura: Proverbios 30:1-9

… No me des pobreza ni riquezas; mantenme del pan necesario. – Proverbios 30:8

Con la esperanza de ganar un premio récord de 640.000.000 de dólares, los norteamericanos gastaron unos 1.500.000.000 para comprar billetes de lotería para un sorteo interestatal a principios de 2012. Las posibilidades de ganar eran la sombrosa cantidad de 1 en 176.000.000, pero la gente formaba fila en los supermercados, las gasolineras y las cafeterías para comprar una chance de enriquecerse. Algo en nuestro interior nos hace pensar que el dinero resolverá los problemas y mejorará nuestra vida.

Un personaje de la Biblia llamado Agur tenía una perspectiva diferente sobre las riquezas cuando le pidió a Dios que le otorgara dos peticiones antes de morir.

En primer lugar, solicitó: «Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí» (Proverbios 30:8). La integridad es clave para vivir sin ansiedad. Cuando no tenemos nada que esconder, tampoco hay nada que temer. El engaño esclaviza, pero la honestidad libera. Segundo, declaró: «No me des pobreza ni riquezas; mantenme del pan necesario» (v. 8). La satisfacción brota al confiar en la provisión de Dios y aceptar con gratitud lo que Él nos proporciona. Al hablar del Creador, Agur señaló que el Señor «… afirmó todos los términos de la tierra […]. Él es escudo a los que en él esperan» (vv. 4-5).

La integridad y el contentamiento son riquezas del alma al alcance de todos. A nuestro Señor le agrada conceder esos tesoros a todos los que le piden.

David C. McCasland

Fuente: Nuestro Pan Diario

 

Vaso más frágil

vector-internacional-dia-de-la-mujer_81060

1 Pedro 3:7

Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

Este versículo es un mandamiento, no solo hay 10, todos lo sabemos, pero hoy en el día de la mujer creo que debemos reflexionar específicamente en este mandamiento.

¿Como estamos tratando a nuestras mujeres en la Casa, en la Oficina, a nuestras hijas, a nuestras Hermanas, y por su puesto a nuestras Madres?

¿Quien hace el trabajo pesado?

¿Aún le abres la puerta del auto a tu esposa,a tu Mamá o a tus Hijas?

¿Te gusta escucharla platicar acerca de sus inquietudes, anhelos, temores?

Con detalles en ocasiones pequeños desde la perspectiva del genero masculino podemos dar el lugar de “vaso más frágil” a las mujeres.

Este pequeño artículo que tiene el objetivo de felicitar a las mujeres, en realidad tiene mucho para que los que no somos mujeres, reflexionemos en el significado de este día.

Feliz Día a todas mis contactos mujeres

Dlb

Saludos