Estudio sobre la paciencia.

Las circunstancias son sinónimo de Enseñanzas.

La vida Cristiana es como inscribirse a una carrera universitaria.

Habrá materias que llamamos del tronco común,  las que conocemos comúnmente como Matemáticas, Lógica, Calculo, etc.

Una de las materias del tronco común de la carrera que llamaría yo “caminando con Dios” es sin duda la Paciencia.

Dios nos dice en el Salmos 27:14

“Espera en Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera en Jehová.”

La primer regla de oro de esta materia es que él nos dice Espera, esta hablando quizás de una de las cosas que mas trabajo nos cuesta, esperar.

En ocasiones el deseo de nuestro corazón por recibir una respuesta rápida por parte de Dios, nos hace tomar acciones, que podríamos considerar como adelantarnos al momento o al tiempo en que Dios tenia planeado dar su respuesta a nuestra petición.

Al decirnos esfuérzate podemos caer en el error de pensar que nos esta diciendo “actúa”, sin embargo es la acción de esforzarnos en nuestra capacidad para confiar en él, por tal razón lo que le sigue a esa palabra es “y alientese tu corazón”

Y aún mas nos insiste en este principio afirmado “Si, espera en Jehová

Al inicio de este estudio mencionamos que las circunstancias son = a Enseñanzas.

Y el versículo de Oseas 2:14 nos hace referencia a esto: “Pero he aquí, yo la atraeré, y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón.

Dios nos llevara a circunstancias donde seremos ejercitados en muchas áreas de nuestra vida, en el desierto de nuestras vidas es donde mejor comprendemos aquello que Dios esta buscando en nosotros.

Vemos una circunstancia similar en el pasaje donde Jesús parte hacia el Desierto, y es ahí donde él es probado ante las tentaciones mas grandes que pudiéramos imaginar. Sin embargo Dios dice “y hablare a su corazón” Aquí vemos como Dios en medio de estas tribulaciones nos hablara, siempre habrá algún versículo, algún consejo de algún creyente, en ocasiones hasta de alguna circunstancia inesperada,  Dios nos hará llegar su mensaje.

Vemos entonces como el principio básico en la vida con Dios es “esperar” y la mejor forma de hacerlo es “viviendo para Dios

Ahora la pregunta es ¿Como debemos esperar?

1) Someternos a la voluntad de Dios. Así como los barcos tienen anclas para no moverse apesar de la marea, alta, baja. Así los creyentes debemos anclarnos a la palabra de Dios, será esta nuestra ancla en medio de las circunstancias en ocasiones de marea alta.

2) Debemos creerle a Dios. Dios nos hace múltiples promesas en su palabra que debemos creer, confiar en ellas.

Ahora bien, todo esto es como la teoría. Pero porque si tenemos ya la teoría, en ocasiones no pasamos la prueba?

Una de las principales causas de esta situación son los múltiples distractores que el mundo nos ofrece. Como la desesperación, las vías rápidas, los atajos. Inclusive hasta los consejos que recibimos de personas a las que recurrimos antes de recurrir a Dios nos pueden alejar de la voluntad de Dios.

Recordemos que los tiempos de Dios no son los nuestros. Nosotros vivimos a otro ritmo, tenemos tiempo para todo menos para Dios. Corremos para llegar a tiempo al trabajo, a la escuela, durante el día nuestras múltiples ocupaciones, pero a Dios le dejamos muy poco tiempo. Aunque aprovechamos cualquier circunstancia para orar, o memorizar, inclusive camino a la escuela o el trabajo, este tiempo no es suficiente.

Recuerdo lo que algún creyente me dijo en una ocasión, “Lo que hace grande a un creyente, es su capacidad de recurrir a Dios antes los problemas”, entonces ¿A quien recurrimos primero, cuando llega a nuestra vida alguna circunstancia difícil?

Una de las cosas que nos ayudara a no distraernos de la voluntad de Dios, es sin duda dedicarle a Dios un tiempo tranquilo y en paz con él para leer su palabra, orar y poner en sus manos esa circunstancia que nos ocupa.

Otra causa importante que nos ayudara sin duda a no pasar la prueba dentro de esta materia llamada “Paciencia” es dudar de la ayuda de Dios.

Recordemos que para Dios somos los más importante.

Y aquí una serie de muestras de esto que encontramos en su palabra.

2 Crónicas 16:9

“Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrarse poderoso a los que tienen corazón perfecto para con Él.”

Salmos 40:1

“Pacientemente esperé en Jehová, y Él se inclinó a mí, y oyó mi clamor.”

Salmos 25:4, 5

4 Muéstrame, oh Jehová, tus caminos; enséñame tus sendas.

5 Encamíname en tu verdad, y enséñame; porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti he esperado todo el día.

Lamentaciones 3:25

“Bueno es Jehová a los que en Él esperan, al alma que le busca.”

Isaías 40:31

“Pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán las alas como águilas, correrán, y no se cansarán, caminarán, y no se fatigarán.”

Con todo esto vemos que Dios promete hacernos fuertes si le escuchamos.

Debemos creer en Dios y descansar en él

Isaías 49:23

“…no se avergonzarán los que me esperan.”

Estudio compartido por Uriel…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s